lunes, 20 de junio de 2011

El limpiador de nubes

¿Conocéis al limpiador de nubes, ese ser que va siempre con la cabeza alta, que no de alta cabeza, cargado con una escalera infinita y un cubo para limpiar?. Una persona cauta, silenciosa, que se posa sobre tu mente y elimina pequeños nubarrones, de forma tan eficaz como rápida.


Esta mañana, mientras mi pequeña Lola se entretenía oliendo cada rincón de mi terraza, el vecino de arriba, Fernando, se daba su ducha matutina puntual, y el vecino o vecina de al lado, Laura o Javi, cerraba la puerta con tal fuerza como si odiase el nuevo día, yo dormía ,aunque con el oído puesto en todo este alboroto, se ha presentado este hombre con mono marrón y un cubo dorado. En un tán sólo abrir y cerrar de ojos ha desaparecido y he sentido un nuevo despertar.



"Tengo que cambiar mi destino" me ha venido esa frase a la cabeza con tal claridad, que he tenido que vover a levantarme para ver si no era cuestión de una simple idea.



Y no, no es una idea simple, sino un comienzo, quizás tardío, pero igual de emocinante como uno de esos de los de antaño, donde la ignorancia, la edad y mi arrogancia empezaron a crear esa nube tóxica.




Señoras y Señores, Miembros y "Miembras", Compañeros, Amigos, Enemigos, y gente que ha entrado a mi blog por casualidad, Os digo que mi vida ha dado un giro, acaba de nacer mi 15M particular, mi indignación a un sistema real que me afecta como primera persona, pero que pienso cambiarlo con trabajo y terquería, que otra cosa no, pero de cabezonería ando un poco sobrada.



Esta mañana he puesto la Universidad patas arriba, incluso he hablando con una vicerrectora muy simpática que ha escuchado mi idea y la ha apoyado de forma inmediata. Voy a estudiar artículos de prensa, estadísticas y política. Comienza mi peculiar batalla contra este sistema. Porque me afecta, porque estoy harta de echarme las manos a la cabeza intentando buscar explicaciones a cosas que no dependen de nosotros sino de las mismas personas que quieren esa situación para ti para poder enriquecerse ellos. Porque hay que cambiar una educación que no nos enseña a emprender, sino a ser emprendidos y adueñados por personas que nos manejan como cuáles marionetas. Porque no quiero darle mi poco dinero a psicologos, amiga Laura te aprecio y lo sabes, para que puedan darnos soluciones ficticias en primera persona, cuando la solución es simple, que es cambiar leyes. Y coño, porque sí.



Mañana empezaré a escribir un nuevo proyecto, me da igual que se lea o no, pero tengo el apoyo suficiente para poder empezarlo, que son mis ganas y la de gente, como Raquel, esa vicerrectora que me ha costado hablar con Profesorado, Secretariado y Decanato para poder llegar a ella, esta chica que me llamará para asociarme con un profesor cualificado, GRACIAS.




Mañana será un día diferente, aunque mi pequeña Lola volverá a olisquear todos los rinconces de mi terraza, el vecino de arriba, Fernando, volverá a darse su ducha matutina puntual, y Javi, que no Laura (ya que mañana no trabaja), volverá a dar un portazo demostrando que sigue enfadado con el mundo.



Señor limpiador de nubes, nubarrones, tormentas y tornados, GRACIAS a tí también, por inyectarme esta mala sangre que le sacaré provecho, de forma limpia y ordenada, de la misma forma que entra usted en las nubes de seres anónimos.





Jose





















































































4 comentarios:

  1. Yo era limpiador de nubes. Lo mío, supongo, no era un trabajo, porque nunca me dediqué a ello más que para una única persona. Me sentaba a su lado y sorbía de su sien cada cosa que pudiera hacerle daño. Aspiraba despacio hasta notar como se me llenaba la boca de un aire amargo, y después cerraba los ojos para tragármelo de golpe. Yo ya sabía que, al volver a abrirlos, la vería sonriendo, y que valdría la pena llevar, para siempre, todo ese dolor dentro de mí.

    ResponderEliminar
  2. muy bueno Jose,te deseo lo mejor en ese nuevo proyecto que vas a emprender,solo con esta actitud podemos adueñarnos de nuestro destino,tienes todo mi apoyo.

    besos

    ResponderEliminar
  3. Pásame el teléfono de ese limpiador de nubes. Tengo trabajo que ofrecerle.
    (Genial, hermana. Un beso)

    ResponderEliminar
  4. Genial. Eso, a veces, es justo lo que yo necesito...
    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar

Si lo deseas las actualizaciones de mi blog llegarán a tu correo

Visitas en total -Gracias amigos- ^^