lunes, 13 de junio de 2011

Te odio por defecto

Esta mañana he despertado y estabas a mi lado.
He podido mirarte, y ver con claridad esos ojos tuyos. Tus labios.
Hemos hablado, mediante susurros, palabras sin voz.
Hemos reido, mientras podíamos oler nuestros cuellos.


Un parpadeo, tan sólo uno, he cerrado los ojos brevemente y al volver a ver la luz, ya no estabas.


Te odio, me digo, por aparecer cuando quieres, por desaparecer cuando no quiero.
Por hacer que mire de nuevo la cama y ver que sigue vacía.
Por ver la sábanas lisas, por no tener ni un rastro de tu fragancia.
Por dejar que siga enamorada de tu recuerdo.

1 comentario:

  1. ¡Hola Jose! Preciosas y nostálgicas palabras, muy bonita la imagen también.
    Saludos

    ResponderEliminar

Si lo deseas las actualizaciones de mi blog llegarán a tu correo

Visitas en total -Gracias amigos- ^^