martes, 27 de diciembre de 2011

De columpios y líneas.

Estoy sentada con la mirada perdida, mis ojos solo se fijan en una sombra que hay en el suelo. Intento reconocer su significado, su procedencia, y mi mente empieza a recrear posibles objetos candidatos a ser los dueños de esa composición.
¿Será una silla? Hay unas líneas alargadas y finas, simulando unas patas. Demasiado común, puede que sea divertido pensar en algo más animado, como cuando miras las nubes y ves conejos, o perfiles de personas.
Tengo que reconocerlo, lo sigo haciendo.

Esto me hace pensar en la niñez y me pregunto en qué momento dejé de pertenecer a una etapa de la vida, de todo ser humano, llamada infancia.
Todavía miro las nubes, me subo a los columpios, sueño con monstruos y me gustan las bolas de agua que imitan momentos eternos, con un telón de nieve infinita.
Me pregunto en qué momento me hice mayor, ¿ La primera calada a un cigarro, quizás?

Supongo que las líneas que veo en la sombra son reales, no como las que separan las etapas de la vida, ¿Esas? Esas son mas retóricas, rebuscadas...

Aunque, pensándolo bien, podrían ser sombras de las patas de una araña gigante, con unos enormes labios rojos... y bien pintados, si, y unos ojos bien abiertos con grandes pestañas... Si, como la araña que aparece en esa serie de dibujos animados...



martes, 20 de septiembre de 2011

No hay ying sin yang

Hace tiempo que no escribo, uno busca siempre un rato, un hueco, un momento de inspiración o tranquilidad para hacerlo. Voy a intentar volver a buscar ese momento, porque me gusta escribir, porque me relaja.

Hoy me apetecía hablar del famoso ying yang. Llego a la conclusión de que todo en esta vida tiene una fuerza complementaria u opuesta.

Hablemos de política, básicamente se resume en uno contra otro. Hoy en día uno ya no quiere que le votes a él, sino que no votes al otro. Intentan hacerte ver que son diferentes entre sí, intentan manejar nuestras mentes volviendo a rincones pasados, volviendo a personas que anduvieron escondidos en la sombra, ocultas bajo su propio poder, haciendote ver que son la misma persona que la que existe hoy en día.

Hablemos de deporte, hablemos de los deportes más famosos por excelencia en nuestro país, ocurre igual. Para ver las diferencias con respecto a la política solo basta encencer nuestro televisor, nuestra radio, leer la prensa, navegar por internet, y ¿Qué nos encontramos? .... Nos influye, nos afecta, nos sentimos mejor con nosotros mismos cuando vemos al otro mal, sufriendo, vamos... jodidos.

Hablemos de nosotros, de ese compañero capullo que nos hizo la vida imposible en la carrera, de ese intruso inconpetente que busca destacar sobre tí, de esa niña que vestía mejor que tú, que lo sabía y encima te vacilaba de nueva prenda.

Hablemos de amor, de gente que desprende felicidad por los poros teniendo que rechazar muchas metas profesionales por incompatibilidad. De gente que antepone su profesión a su vida personal, a conocer gente, a poder compartir vivencias y sentirse amado.

Nos pasamos la vida buscando el equilibrio de la balanza, unos lo consiguen como trapecistas que andan por una cuerda tirante con los ojos vendados, otros parece que no hemos leido bien las intrucciones que nos dieron al aparecer en este mundo y vamos cometiendo errores una y otra vez para poder entender por donde hay que ir para equilibrar.

No nos engañemos, tan necesario es para un Madrid que haya un Barça, para la izquierda una derecha, para mí que hubiese un compañero que me obligara a superarme día tras día.

Si alguien sabe el punto exacto de donde está el equilibrio perfecto, que se ponga en contacto conmigo, la razón es aquí.



martes, 12 de julio de 2011

El día que pude ver martillos andantes.


Llevo unos días esta semana en el que cada uno de ellos  supera al anterior.  Dentro de ellos miro más incrédula las noticias, leo diversos artículos machacantes, espeluznantes, surrealistas si viviésemos en otra época. Días en los que ya no sabes dónde quedó plasmado el significado de la palabra democracia.

Empieza a salir a la luz el mundo de fantasía donde vivíamos, como un cuento de hadas donde los personajes visten trajes de corbata y zapatos bien pulidos, protagonistas escondidos en la sombra  manejando palabras e historias a su antojo, como pequeños dictadores  que matan a gente de forma tan lenta como dulce, pues el sabor del poder debe ser tan agradable al paladar como para perder durante el desarrollo del cuento, el fin o la moraleja de la historia.

Seamos positivos, cierto es que todo cuento tiene un final feliz, pero la pregunta es si ese final será para ellos o para los protagonistas secundarios de esta historieta, que sin hacer grandes cambios en nuestras vidas, nos han salpicado las consecuencias del manejo inmoral que han realizado “los que representan”  nuestros bienes, nuestras condiciones y nuestra cultura.

Hablan de cantidades con tantos ceros que pierdo la cuenta, cantidades que no llego a entender si realmente existían de forma física.  Hablan de dinero que se ha prestado y se ha gastado sin mesura, dejando atrás los valores que nos enseñan, gastando por encima de nuestras posibilidades sin llegar a pensar que quizás esa cantidad no vaya a poder ser pagada jamás, pero no importa, debían tener algún tipo de máquina que fabricaba billetes sin darse cuenta que el papel caducaba a los 5 años.

Esto ya empieza a preocuparme, porque sí que es cierto que no puedo hablar de un campo del cual no tengo un criterio fiable, pues yo no soy profesional de la economía. Pero si puedo hablar de los cimientos de esta gente, que ha perdido muchos valores por el camino, quizás encandilados por el brillo o el propio olor del poder.

Me quejo de que en mi país falta fomentar una educación para enseñar a emprender y que pueda crecer una persona interior y profesionalmente, y sin embargo no me había dado cuenta de que eso es realmente lo que quieren, que no pensemos, que sigamos como borregos lo que nos digan, nos enseñan a odiar al que no piensa como tú (haciéndote creer que piensas por ti mismo). Pues me van a perdonar, pero yo pienso seguir confiando en la educación de los valores, en el afán de superación y en el control justo y real de mi dinero. Pues sigo teniendo fe en el final feliz del cuento, aunque los malos sean como martillos andantes formando un ejército por y para el fin de poder gobernarnos  y ser manejados a su antojo.

martes, 5 de julio de 2011

Pedir perdón

A veces tengo la sensación de que tengo que pedir perdón por no haber estudiado medicina, por no ser el modelo a seguir.
Pedir perdón por haber tenido que abrirme un camino sola, observado que no respaldado, sin tener ayuda.
Pedir perdón por ser la última, por venir tarde o incluso por haber venido.
Pedir perdón por pedir, por no pedir, o por pensar en hacerlo.
Pedir perdón por haberme equivocado en hacer lo que me decias que hiciese, echarme la culpa a mi y sentirme culpable por ello.
Pedir perdón por no pedirte ayuda, o por pedirla y reirte de mi cuando lo he hecho.
Pedir perdón por no gritarte, por no decirte cuanto puedo odiarte a veces y matarme por dentro sabiendo que te quiero.
Pedir perdón por no ser un orgullo ni para ti ni según tú, para nadie.

Estoy harta de seguir con este peso encima, harta de seguir culpandome, harta de buscar una cima que nunca será lo suficiente alta para tí, harta de pedir una y otra vez perdón, porque haga lo que haga nunca estaré en la pole, siempre seré la eterna nº4.

domingo, 26 de junio de 2011

Tarareando estribillos

Estoy caminando a lo largo de este sendero,
y voy tarareando un trozo del estribillo de tu canción.
Sé que es un pequeño verso dentro de una larga letra,
que hablaba de un caminante en busca de su destino.
Mientras andaba encontraba lugares llenos de colores
y se dió cuenta que necesitaba seguir buscando el mismo color
de la misma estrella que siempre le ha mirado mientras caminaba.

Yo sigo andando por este sendero y sigo tarareando tu canción,
trataba sobre un hombre que se pasó la vida contando estrellas,
para saber cuantas acompañaban a su verdadero amor.
Un hombre que no encontraba el lugar donde domir abrazado a su sombra,
pues pasaba los días ansioso de que llegara la claridad de la noche.
Un hombre enamorado de la lejanía de sus sueños, que pasaba la noche midiendo la distancia que le separaba de su valor.


Ahora entiendo esta canción tuya, pues he llegado al final del sendero y al encontrarte,
he dejado de tararear.

lunes, 20 de junio de 2011

El limpiador de nubes

¿Conocéis al limpiador de nubes, ese ser que va siempre con la cabeza alta, que no de alta cabeza, cargado con una escalera infinita y un cubo para limpiar?. Una persona cauta, silenciosa, que se posa sobre tu mente y elimina pequeños nubarrones, de forma tan eficaz como rápida.


Esta mañana, mientras mi pequeña Lola se entretenía oliendo cada rincón de mi terraza, el vecino de arriba, Fernando, se daba su ducha matutina puntual, y el vecino o vecina de al lado, Laura o Javi, cerraba la puerta con tal fuerza como si odiase el nuevo día, yo dormía ,aunque con el oído puesto en todo este alboroto, se ha presentado este hombre con mono marrón y un cubo dorado. En un tán sólo abrir y cerrar de ojos ha desaparecido y he sentido un nuevo despertar.



"Tengo que cambiar mi destino" me ha venido esa frase a la cabeza con tal claridad, que he tenido que vover a levantarme para ver si no era cuestión de una simple idea.



Y no, no es una idea simple, sino un comienzo, quizás tardío, pero igual de emocinante como uno de esos de los de antaño, donde la ignorancia, la edad y mi arrogancia empezaron a crear esa nube tóxica.




Señoras y Señores, Miembros y "Miembras", Compañeros, Amigos, Enemigos, y gente que ha entrado a mi blog por casualidad, Os digo que mi vida ha dado un giro, acaba de nacer mi 15M particular, mi indignación a un sistema real que me afecta como primera persona, pero que pienso cambiarlo con trabajo y terquería, que otra cosa no, pero de cabezonería ando un poco sobrada.



Esta mañana he puesto la Universidad patas arriba, incluso he hablando con una vicerrectora muy simpática que ha escuchado mi idea y la ha apoyado de forma inmediata. Voy a estudiar artículos de prensa, estadísticas y política. Comienza mi peculiar batalla contra este sistema. Porque me afecta, porque estoy harta de echarme las manos a la cabeza intentando buscar explicaciones a cosas que no dependen de nosotros sino de las mismas personas que quieren esa situación para ti para poder enriquecerse ellos. Porque hay que cambiar una educación que no nos enseña a emprender, sino a ser emprendidos y adueñados por personas que nos manejan como cuáles marionetas. Porque no quiero darle mi poco dinero a psicologos, amiga Laura te aprecio y lo sabes, para que puedan darnos soluciones ficticias en primera persona, cuando la solución es simple, que es cambiar leyes. Y coño, porque sí.



Mañana empezaré a escribir un nuevo proyecto, me da igual que se lea o no, pero tengo el apoyo suficiente para poder empezarlo, que son mis ganas y la de gente, como Raquel, esa vicerrectora que me ha costado hablar con Profesorado, Secretariado y Decanato para poder llegar a ella, esta chica que me llamará para asociarme con un profesor cualificado, GRACIAS.




Mañana será un día diferente, aunque mi pequeña Lola volverá a olisquear todos los rinconces de mi terraza, el vecino de arriba, Fernando, volverá a darse su ducha matutina puntual, y Javi, que no Laura (ya que mañana no trabaja), volverá a dar un portazo demostrando que sigue enfadado con el mundo.



Señor limpiador de nubes, nubarrones, tormentas y tornados, GRACIAS a tí también, por inyectarme esta mala sangre que le sacaré provecho, de forma limpia y ordenada, de la misma forma que entra usted en las nubes de seres anónimos.





Jose





















































































lunes, 13 de junio de 2011

Te odio por defecto

Esta mañana he despertado y estabas a mi lado.
He podido mirarte, y ver con claridad esos ojos tuyos. Tus labios.
Hemos hablado, mediante susurros, palabras sin voz.
Hemos reido, mientras podíamos oler nuestros cuellos.


Un parpadeo, tan sólo uno, he cerrado los ojos brevemente y al volver a ver la luz, ya no estabas.


Te odio, me digo, por aparecer cuando quieres, por desaparecer cuando no quiero.
Por hacer que mire de nuevo la cama y ver que sigue vacía.
Por ver la sábanas lisas, por no tener ni un rastro de tu fragancia.
Por dejar que siga enamorada de tu recuerdo.

domingo, 12 de junio de 2011

Ejercicio para Navidad

Recuerdo el día que mi profesor de dibujo me dijo, "Dibujar una casa es como exponer en un papel, mediante líneas, la personalidad de cada uno", "Puedo ver qué tipo de personas sois dependiendo de los planos que me presentéis". Eso me dejó bastante pensativa, era una persona un tanto reservada que no se dejaba ver mucho en su interior, quizás sentía el miedo de que pudiera ver en mí algo escondido, algo que llevaba tiempo buscando y se escapaba de mis manos cada vez que intentaba cogerlo.





Al principio miraba los planos de los demás, observando si podía estar al nivel o quedaban por debajo del mío, y me limitaba a hacer cosas sin sentimiento, puras lineas cerrando espacios sin imaginar qué tipo de vidas pueden desarrollarse dentro. Mi profesor, muy intuitivo por su parte, rompió delante mía todo lo que había dibujado y me dijo: "lee, escucha música, da un paseo o busca tu rincón como quieras. Pero una vez ahi, empieza a imaginar donde te gustaría estar, dále forma a ese sitio, a esos olores y a esas sensaciones".



Os parecerá una tontería, pero cuando realmente me encontré, mis manos empezaron a dibujar miles de bocetos, con todo tipo de colores e incluso, podía plasmas los olores. "Quiero luz por aquí, quiero este espacio para mí, quiero poder ver a mis niños jugando aquí"... y empecé casi sin darme cuenta, a crear una vida donde la protagonista era yo. En diversos sitios habían espacios donde plasmaba mi infancia, como un jardín lleno de rosales que me recordaban al huerto de mi abuelo o un baño donde tenía una pequeña fragancia del perfume de mi madre. La olor al salir de la casa, a campo mojado y una cierta brisa fría dando pié a la entrada del otoño."...




Podía ver con detalle los muebles, la luz de la noche con pequeñas lámparas y alguna vela, e incluso esa ducha caliente en la noche para relajarte después de un largo y frio día.




Todo eso quedó plasmado en papeles y láminas que ahora quedan guardadas como si fuesen diarios de mi infancia, quizás como una carpeta de sueños.




Cuando presenté mi proyecto, la conclusión de mi profesor fue: "Oh, ya sabía yo que tu eras muy familiar y hogareña, tienes todos y cada uno de los rincones de la casa pensados con detenimiento". Desde entonces hasta hoy, han pasado 5 años y se me sigue poniendo la piel de gallina cada vez que veo tanto trabajo, tantos recuerdos y sueños, dibujados con tal dedicación, como si tuviese algo tan pequeño y delicado entre mis manos que, cualquier pequeño movimento o despiste , hiciese que lo pudiera perder. Ese algo que me pasé tanto tiempo bucando y que ahora guardo en un sitio tan escondido, que tendría que volver a mis 8 años para volverlo a encontrar.




















































viernes, 3 de junio de 2011

Silencio

Hoy se por tí la inmensa pena de saber lo que es perder
y es siempre tu voz que llega de la ausencia, envuelta en el silencio,
a refugiarse dentro de mis venas.
En la voz del silencio encuentro, nuevamente, el ansia de buscarte.
























Bocelli.

jueves, 2 de junio de 2011

Ya sólo existen recuerdos de aquellas canciones de amor

Esas canciones que permanecerán en la eternidad y formarán parte de vidas anónimas unidas a la mía, bajo un hilo común de letras y sentimientos que caerán en el olvido, de forma tan inevitable, como nuestros cuerpos acabarán siendo cenizas.

Ese lenguaje íntimo, creado por dos almas en búsqueda permanente. Esos pequeños mensajes codificados, unicamente descifrados por nosotros dos.
Ese arte, creado por el amor de muchos, por el odio de otros tantos. ..Todo ello parece haber llegado a su fin.
Ahora, esos sentimientos están en el aire dejandose llevar por la suave brisa, como aves, quizás buscando nuevos dueños, buscando nuevas canciones o buscando una nueva historia...

Tal como ellos, me toca asumir mi nuevo destino, dejando las melodías en un baúl de recuerdos que sacaré, como fotos antiguas, cualquier día de lluvia.

Si lo deseas las actualizaciones de mi blog llegarán a tu correo

Visitas en total -Gracias amigos- ^^